Rodeo Chileno

Rodeo Chileno

Llega Septiembre y una vez se pone en tela de juicio el Rodeo Chileno. Salen a relucir las clasicas palabras “maltrato animal”, “sadicos”, etc por nombrar las menos terribles, sin embargo creo que no todos tenemos claro lo que significa y las reglas que este deporte tradición tiene. Quiero compartir con ustedes, el que creo, resume de mejor forma, con argumentos y en forma educada lo que significa el rodeo para quienes están familiarizados con el campo, el trabajo duro y el cariño hacia sus animales.

A continuación un texto de Andrés Joannon, que publicamos bajo su autorización.

Yo no soy ningún bruto, sádico, retrógrado ni huevón. Me encantan los animales y el rodeo es lo que más me gusta en la vida.
¿Es muy tonto lo que estoy diciendo?
Les pido a mis amigos, conocidos y a quienes no me conocen que lean las siguientes líneas (que son varias), y descubran por qué alguien puede vivir el rodeo, y no ser por eso una lacra humana, o un sádico torturador de animales.

Antes de partir, me quiero hacer cargo de los mitos que existen, y como no tienen por qué creerme, voy a explicarles por qué son falsos a través de un razonamiento que claramente entenderán:

– En el rodeo corren terneros (equivalente a un niño en las vacas): No corremos terneros, corremos novillos.
Los novillos son vacunos machos capados (sin testículos). Se castran porque la carne de novillo es de mucho mejor calidad que la de vaquilla (vacuno hembra que no ha parido), de vaca o de toro. Prácticamente todos los vacunos machos, salvo que se seleccionen para la reproducción, se destinan a la carne y por ende se capan. Un vacuno nace, se capa a los 6 meses, y al año ya pesa más de 300kg y deja de ser un ternero pasando a ser un novillo. Su peso final al momento de ser faenado para la carne es de 450kg aprox., y lo alcanza al rededor de los 2 años.
Corremos novillos, es decir vacunos castrados de aproximadamente un año (la mitad de su vida) porque son mejores deportivamente que las vaquillas, toros y vacas. Corren con una velocidad más constante, lo que es mejor para el rodeo. También son mejores deportivamente porque los vacunos más livianos no pueden ejercer la fuerza suficiente en contra del caballo (que pesa también cerca de 300kg) lo que es peligroso porque se caen y eso produce accidentes.
El reglamento de los rodeos (si, hay un reglamento muy estricto que explicaré más adelante) exige que se corran novillos entre 300 y 400 kg. En la práctica ésto se cumple casi siempre, y las Federaciones de Rodeo trabajan año a año para que no se corran novillos de menos de 300kg.
Como ven, no corremos terneros, corremos novillos, y la razón no es altruista, animalista ni nada, es simplemente porque es mejor para nosotros.

– En el rodeo se corre el mismo novillo muchas veces: Falso. El novillo al correr aprende a hacer fuerza en contra de los caballos y a pararse antes de las atajadas. Los novillos corridos no nos sirven porque no podemos atajarlos y por ende no podemos competir. Nuevamente no corremos el mismo novillo porque los novillos nunca corridos son mejores para nosotros. De hecho, buscamos que para cada rodeo los novillos no hayan corrido nunca antes en su vida. Como dato, en un rodeo se corren aproximadamente 260 novillos, todos distintos.

– En el rodeo el novillo sufre lesiones internas graves, y luego de correrlo es ejecutado: Como les comenté, en un rodeo se corren aproximadamente 260 novillos de 300kg cada uno aprox. El novillo se valoriza en su precio por kilo que es cercano a $1.000/kg, así cada novillo vale aproximadamente $300.000 al momento de correrlo. En cada rodeo están en juego aproximadamente $78 millones de pesos, y considerando que en Chile se corren al año en total más de 1.000 rodeos (entre todas las competencias de distintas federaciones) hay $78.000 millones de pesos en juego, 130 millones de dólares. Claramente si los novillos sufrieran lesiones internas, no podrían vivir un año más y engordar 150 kilos durante ese año. Nadie estría dispuesto a facilitar sus novillos para el rodeo si se dañaran, y no sería factible asumir un costo de 130 millones de dólares al año en novillos. Como les comenté también, el novillo al momento de su venta para ser faenado pesa aproximadamente 450 kg, y llega a ese peso un año después de cuando se corre, lo que muestra claramente que no se ejecutan luego del rodeo.

– Al los caballos se les maltrata para que atajen en contra de su voluntad: Existen varios tipos de caballos en el mundo, un tipo son los caballos vaqueros con razas como la Apalooza (EEUU), la Criolla (Argentina, Brazil y Uruguay), y la Chilena, la raza vaquera más antigua del mundo. Los caballos que se usan en el rodeo son de raza Chilena, y al igual que los perros, se crían con padres y madres inscritos, de los cuales se sabe su desempeño deportivo y su genealogía. Caballo Chileno no es una denominación de origen, es una raza que tiene 100 años, un largo periodo de selección en el que se ha buscado a los caballos por su calidad para el rodeo. Esto hace que los caballos sean innatos, correr de lado y atajar va en sus venas, por lo que el entrenamiento busca sacar lo mejor de ellos, no es necesario castigarlos ni atemorizarlos para que hagan lo necesario en el rodeo. Los caballos se cuidan probablemente casi como a un hijo, son tanto o más caros que un caballo de salto. Los entrenadores o arregladores son especialistas que ganan sueldos que un profesional promedio se los quisiera. El entrenamiento del caballo es un proceso largo, de 4 años, y que los cuida en todo momento. Es simple, si les pegas no aprenden, y no sirven, y los pocos que les pegan sufren en carne propia lo que es tener caballos que aprendieron por golpes en vez de por educación. Las espuelas están reglamentadas, y les invito a tocar alguna vez una, no tienen filo. Son uno de los apoyos o formas de dar instrucciones al caballo, junto a las riendas y la posición del cuerpo. No se usan para pegarle al caballo, ni para hacerle daño. De hecho, si se le hace daño al caballo y éste sangra, no puede estar dentro de una medialuna. Las espuelas se usan (con distintos diseños) en todos los deportes ecuestres del mundo, y las chilenas son bastante menos dañinas que las que se usan en otros deportes.

Dicho lo anterior, me gustaría comentarles respecto de cómo se organiza el rodeo, y del reglamento.

El rodeo en Chile es un deporte Federado, es decir hay una Federación de Rodeo que agrupa y organiza las competencias. Esta es la Federación del Rodeo Chileno, que tiene cerca de 80.000 socios activos (que pagan año a año su cuota, más que los de la Chile, Colo Colo y la UC juntos). Además está la Federación de Clubes de Huasos de Chile, de un tamaño un poco mayor, y las Federaciones Campesinas, Comunales, Domingueras, entre otras. Todas se acogen a un estricto reglamento, que prohibe entre otras cosas cualquier castigo o golpe indebido al novillo, o al caballo. El reglamento castiga con suspensión de la actividad deportiva a cualquier jinete que incumpla lo anterior, y se aplica a rajatabla. Además el reglamento exige el peso mínimo y máximo de los novillos, lo que se cumple generalmente, y en lo que cada año se está viendo un mayor nivel de control.
Desde hace varios años las federaciones en forma conjunta han ido implementando sucesivos reglamentos en pos del cuidado animal, y estos evolucionan año a año. Algunos ejemplos son la prohibición de golpear al novillo con cualquier cosa (estribos, rienda, incluso la mano), acolchonamiento de la medialuna no sólo en las atajadas, etc.

Toda la preocupación de las federaciones no es producto de la moda, la tendencia, las presiones externas, ni nada por el estilo. Es producto de la naturaleza de los huasos. Los huasos somos los más activos animalistas del país. A diferencia de los que se preocupan del tema a través de las redes sociales y marchas, o que atacan al rodeo una vez al año, nosotros conocemos profundamente la realidad de los animales, y nuestra vida está ligada a ellos todos los días.
Conocemos la brutalidad del abigeato (robo y matanza de animales a sangre fría, en los que se les extrae vivos en los potreros el lomo y las piernas, y se deja el resto, incluso muchas veces hembras con crías), el sufrimiento de un animal con cólico, o empastado, el maltrato en los mataderos ilegales. Sabemos del sufrimiento cuando a un animal se le infecta la piel producto de los huevos de las moscas, se le inflama un ojo picado por una varilla en el potrero, o tiene una cojera. Conocemos el dolor de los animales porque nos duele a nosotros mismos, en el alma y en la billetera. Somos nosotros los que destinamos tiempo, esfuerzos y recursos todos los días para combatir todos estas formas de maltrato, a nuestros caballos, a nuestros novillos, perros, corderos y chanchos, para cuidarlos, vacunarlos, mantenerlos limpios y sanos.

Esto nos lleva al tema del maltrato animal.

Antes de entrar en éste tema los invito a hablar con un huaso y preguntarle cómo le fue en un rodeo. Se van a encontrar con una persona hablándoles de caballos, del entrenamiento de éstos, de como van a hacer para que estén mejores porque no andaban bien, o de lo orgulloso que se siente por lo buenos que estaban. Les aseguro que nunca van a encontrar a algún huaso que les cuente cómo gozó mientras atajaba al novillo. El rodeo es un deporte que se trata de caballos, y de cómo éstos demuestran sus habilidades al manejar al novillo en una faena que nace del trabajo normal que se realiza en los campos.

El rodeo no se trata de golpear novillos por placer, sin embargo no es un deporte de guante blanco. Hay rudeza y fuerza, tanto de novillos, caballos y jinetes, pero esa rudeza viene justamente del origen mismo del rodeo, que es el trabajo del ganado en los campos. Los novillos son animales resistentes que en su vida natural no se mandan WhatsApp entre ellos cuando pelean, se embisten, que para llevarlos a un corral y vacunarlos no se les envían emails citándolos a reuniones, se arrean.
El rodeo no es maltrato. La carrera no somete al novillo a una situación que no sea capaz de sobrellevar sin problemas.
El rodeo no es maltrato. Es una actividad ruda como la vida en el campo que con seguridad los que lo critican no conocen, pero que respeta y cuida a todos los animales que están involucrados en la actividad.

El reglamento del rodeo exige que el caballo vaya pegado al novillo, con sus pechos sobre éste corriendo de lado, y a una distancia máxima de las tablas, todo ésto para que el golpe sobre el novillo no pueda ser con “vuelo”, justamente para cuidarlos. Si el novillo choca contra las puertas en la medialuna se castiga a los jinetes, si el novillo se cae durante la carrera porque lo empujaron se castiga a los jinetes. Si el novillo es golpeado de cualquier manera fuera de la atajada se castiga a los jinetes.

Si se fijan el rodeo no es lo que parece, nos gustan los animales, los cuidamos, cuidamos a los novillos porque es bueno para nosotros también. El rodeo es de gente de campo, de animales de campo, todos más rudos que la gente de la cuidad que no nos entiende, y desde el desconocimiento, nos critica.

Dicho todo esto afirmo que soy un amante del Rodeo y de los animales, probablemente más que la mayoría de los que están en contra del rodeo.

A los que estén a favor del rodeo les pido que usen éstas razones cuando alguien les pregunte por qué, y a los que estén en contra que las analicen, verán que hay mucha verdad en ellas.

Andrés Joannon
Huaso, criador de caballos, ganadero y amante de los animales.

Comentarios

Comentarios

About author

Rodrigo Carrasco

Cuestionando el mundo a la velocidad de la luz....

Articulos Relacionados