Lo que callamos los médicos: los antibióticos

Lo que callamos los médicos: los antibióticos

Ya que el frío y los cambios de temperaturas comenzaron antes este año, al menos aquí en Santiago, conviene remarcar algunas cosas sobre unos medicamentos habituales de autoindicarse cuando hay síntomas respiratorios: los antibióticos.

El clásico: “me resfrié, tomé dos amoxicilinas y se me quitó”. Se le iba a pasar igual sin tomar amoxicilina. Los antibióticos no sirven para infecciones de tipo viral como el resfrío, la laringitis o la influenza. No se automedique y deje esa indicación para quien estudió y se calificó para poder prescribirlos. Así también le deja la responsabilidad al médico y por lo mismo tampoco los convide a otras personas.

No olvide tomarlos a la hora. Si la concentración del antibiótico baja en la sangre disminuye su efectividad, genera resistencia en las bacterias y comenzará el típico “esta pastilla no me hizo nah'”.

Si le indican por ejemplo 7 días de tratamiento, complete los días a pesar de “sentirse mejor”. No completar los días indicados también hace que las bacterias se vuelvan resistentes y provoquen recaídas… con el posterior “esta pastilla no me hizo nah'”.

Si olvidó una dosis y ha pasado poco tiempo antes de darse cuenta tómese nuevamente la dosis que se saltó y no una dosis doble porque esto último puede tener un efecto tóxico.

Puede tomar antibiótico y beber alcohol con MODERACIÓN; no afecta la eficacia del medicamento y no provoca toxicidad (excepto el Metronidazol. trago y Metronidazol: NO).

#ahorayasabe

-El doc

Comentarios

Comentarios

About author