Lo que callamos los médicos: el examen prostático

Lo que callamos los médicos: el examen prostático

Así es. Si ud, sr, no desea terminar sus días laborales o de jubilación, penosamente con un cáncer de próstata, mear por un maldito tubo o terminar sin pene (y probablemente sin vida sexual) se recomienda el control preventivo prostático después de los 45 años, después de los 40 años si tiene antecedente de familiar directo con cáncer de próstata o en cualquier momento si presenta síntomas como flujo débil al orinar, orinar con frecuencia, dificultad al inicio de la micción, orinar con urgencia, orinar durante la noche, goteo al final de la orina, ardor o sangre al orinar y dolor pélvico.

El control se puede realizar con el incómodo y difamado: tacto rectal y complementarlo con el cómodo, famoso y “cobarde” Antígeno Prostático Específico (APE). Los exámenes de imágenes no tienen mucha utilidad en el tamizaje/detección temprana del cáncer de próstata.

Se recomienda el tacto rectal porque: es barato, es rápido, detecta etapas tempranas del cáncer prostático (este cáncer crece hacia el recto inicialmente y no da síntomas urinarios) y además todos los tumores rectales están al alcance del dedo del examinador. Un APE en rangos normales no descarta que pueda tener lesiones benignas e incluso algunas malignas prostáticas.

A modo preventivo se recomienda además llevar una dieta bastante aburrida baja en grasas como carnes rojas (yummy), embutidos (yummy) y frituras (yummy) y preferir alimentación rica en fruta y verduras (buuu).

– El Doc.

Comentarios

Comentarios

About author