Chiloé, una mirada desde el interior

Chiloé, una mirada desde el interior

08 – Mayo – 2016

Quiero decir lo que no se dice en las noticias.
Ayer, tras varios días sin colegio, mis hijos estaban aburridos de estar en la casa, y de caminar la larga subida hacia la plaza más cercana. Y nosotros estábamos cansados de no saber cómo ayudar en algo a la gente que tan amorosamente nos ha acogido en esta isla desde hace poco más de 2 meses. Así que decidimos ir a ver qué pasaba en una de las barricadas que nos encierran. Y salimos. Y nos encontramos con un grupo de familias, varios compañeros de colegio de mis hijos, que estaban jugando y cantando. Había un grupo de músicos con sus instrumentos animando. Y decidimos unirnos con los niños. Así pasamos la tarde, entre rondas.y juegos. Los niños, aburridos ante la falta de escuela, se encuentran las tardes a compartir con otros mientras los adultos organizan las barricadas. Los pocos autos que pasaban se quedaban mirando asombrados a este alegre grupo.
Al final del día, ya oscuro, quedamos de participar hoy de nuevo, esta vez para organizar un día de las madres a las mujeres que están en la barricada. Nos invitaron a ser parte de la organización de estas tardes para niños.
Y hoy, ya participando en el wattsapp de los organizadores llevamos lo que teniamos en la casa para compartir; algunos disfraces, y lo que creimos podria ayudar a pasar la tarde. Así llegamos hoy, con lluvia. Habían prestado la escuela para reunirnos por el clima. y los niños tuvieron su tarde de juegos, celebramos a las mamás y pasamos un día muy especial.
Mañana estaremos allí de nuevo. Con lo que tengamos. Porque acá la gente se.contiene mutuamente. A los.niños los contenemos en tribu.
Y nosotros aprendimos algo central. En nuestra mentalidad santiaguina, teníamos miedo. No conocemos a nadie acá en la isla. Temíamos el desabastecimiento, que nuestros hijos lo pasaran mal. Por momentos nos sentimos solos. Pero hemos visto cómo vive la gente acá. Nos invitaron a ser parte, y nos sentimos honrados de serlo. Mañana cada uno llevará un palo de leña para calentar el lugar.
Y nuestros hijos van aprendiendo que a veces el gobierno se equivoca. Y que depende de las personas simples generar los cambios más importantes. Que para cuidar Chiloe tenemos que organizarnos, por el amor y desde el amor. El amor a la naturaleza, al mar tan dañado. El amor a la gente y lo simple.
Y esto no aparece en los medios. Acá están pasando cosas grandes. Pero la presidenta se va de gira, las autoridades no dan una respuesta minimamente satisfactoria.
Y por mientras, acá seguimos tejiendo cambios. Desde el cuidado de los niños y desde contenernos como tribu.
Y quizás cuántas otras cosas seguiré aprendiendo de este pueblo, que generosamente me abre sus brazos.

Autor: María Teresa Cembrano (Facebook)

NOTA: Es importante para nosotros mostrar la otra cara de este conflicto, el lado que mucho de nosotros ignoramos, el lado humano, el lado que muchos hemos perdido y es el de efectivamente actuar como tribu, la contención y la protección de sus miembros. Un abrazo a toda la gente de Chiloé, mi completa admiración ante la fortaleza y unión que han demostrado. Gracias a María Teresa por compartir con nosotros estas lineas.

Fuente Fotografía: EMOL

Comentarios

Comentarios

 

Tagged with:

About author

Rodrigo Carrasco

Cuestionando el mundo a la velocidad de la luz....